El parlamento de Venezuela, controlado por la oposición, autorizó el martes el pago de unos 71 millones de dólares en intereses a tenedores del bono PDVSA 2020, buscando proteger de un embargo una refinería en Estados Unidos de la estatal petrolera, que sirve de garantía a esa emisión de deuda.

Los diputados en la sesión dieron luz verde al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, quien asumió como presidente interino del país en enero invocando la Constitución y tras desconocer el mandato de Nicolás Maduro, para que tramite el pago en Estados Unidos con un permiso especial.

El equipo de Guaidó consiguió también la semana pasada una licencia especial de la Oficina que en Estados Unidos aplica y administra las sanciones económicas (OFAC por sus siglas en inglés) para gestionar ese pago a los bonistas del PDVSA 2020, dijeron dos fuentes con conocimiento del trámite.

La estrategia es proteger los bienes propiedad del Estado en el exterior, así como resguardar la integridad de las empresas privadas involucradas en el sector como agencias navieras, armadores, ship chandlers o compañías marítimas.

El 27 de abril correspondía a PDVSA cancelar los intereses de ese bono al 2020, y se abría un período de gracia de 30 días para que los bonistas reciban el pago, antes de poder proceder contra Citgo, ya que la mitad de sus acciones sirven de garantía al título.

Leer más